Skip to main content

IV Torneo de Tenis Maria de Villota • Prueba solidaria

Santander |  26 junio |  2 julio

IV Torneo de Tenis Maria de Villota | Prueba solidaria

IV Torneo de Tenis Maria de Villota
Alberga el I Open de España IBP femenino.
Real Sociedad de Tenis de La Magdalena

Dentro del Circuito Nacional de Tenis IBP con más de cien pruebas en su calendario el Open de España IBP adquiere la máxima expresión de sus Torneos en la categoría femenina. La vocación solidaria del mismo supondrá destinar el importe de las inscripciones en favor de la Cocina Económica de Santander, así como las campañas de recogida de alimentos entre los patrocinadores y los miembros de la Real Sociedad.

Su celebración se llevará a cabo ente los días 26 de junio y 2 de julio.
Y el torneo final será de 12:00 a 14:00 horas el domingo 2 de julio.

Las inscripciones para participar en las diferentes pruebas podrán realizarse desde el lunes 17 de abril a través de la web de la Fundación Ana Carolina Díez Mahou www.fundacionanacarolinadiezmahou.com

 

Legado María de Villota

El ‘Legado María de Villota’ es una iniciativa que nace en 2014 para difundir los valores de la piloto, y continuar su labor solidaria junto a las personas enfermas y los colectivos más necesitados.

Superación en la dificultad, disciplina en su preparación, perseverancia en sus objetivos, optimismo como actitud, espíritu de equipo y sacrificio, determinación en la toma de decisiones, empatía con las personas que la rodean y familiar fueron sus valores y señas de identidad.

Después de una extensa trayectoria de diecisiete años en las modalidades de karting, turismos, rallyes, GT’s y monoplazas, María de Villota alcanzó su meta en 2012: la Fórmula 1.

El 3 de julio de 2012, sufrió un grave accidente durante los entrenamientos con su equipo de Fórmula 1, que le ocasionó severas lesiones. De forma instantánea, su sueño, al que había entregado prácticamente su vida, desapareció.

A partir de ese momento, María mostró una extraordinaria capacidad para reinventarse. Desde entonces, la solidaridad fue su razón de vivir, y la Fundación Ana Carolina Díez Mahou pasó a ser el centro de su vida, ayudando a niños afectados por enfermedades neuromusculares genéticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *